HIELO ESPAÑOL TODA LA ACTUALIDAD DEL PATINAJE ARTÍSTICO SOBRE HIELO EN ESPAÑA
Home » NOTICIAS » El elevado coste de las medallas

NOTICIAS

El elevado coste de las medallas

 - HIELO ESPAÑOL 4 Imágenes

Un acercamiento económico al patinaje artístico sobre hielo de élite

 

Madrid, 19 de febrero de 2021 - Cuando vemos a un patinador español subirse a un podio internacional para recoger una medalla reconocemos que dicho éxito es el resultado de su talento y esfuerzo, pero pocas veces, somos conscientes de que nada hubiera sido posible sin una gran inversión económica por su parte. El patinaje artístico sobre hielo es una disciplina absolutamente maravillosa pero también realmente cara y es que, para lograr una carrera internacional, es necesario haber invertido decenas de miles de euros por el camino.

Con este artículo, en HIELO ESPAÑOL pretendemos visibilizar el tremendo esfuerzo económico que muchas familias hacen para llevar a cabo el sueño de sus hijos. Asimismo, buscamos mostrar el papel que juegan las federaciones y demás administraciones deportivas y aportar algunas claves que podrían ayudar a incrementar el interés publicitario en nuestra preciosa modalidad ¡Vamos allá!

 


 

PRIMERA PARTE: INTRODUCCIÓN

 

LA FALTA DE PISTAS, UN PROBLEMA ESTRUCTURAL DE BASE

De acuerdo con los datos de la Real Federación Española de Deportes de Hielo (RFEDH), actualmente en nuestro país hay un total de 18 pistas. Y, decimos actualmente pues la pandemia de la COVID-19, agravó tanto la situación de dos instalaciones (El Igloo en Granada y el Skating de Barcelona) que tuvieron que echar el cierre definitivo. De esas 18, algunas permanecen cerradas durante meses, otras tienen dimensiones más reducidas (4) y las hay, incluso, que todavía no han recuperado la actividad y su futuro es incierto.

Si miramos el mapa de su ubicación (se puede encontrar en la galería de imágenes anexa), veremos la principal limitación estructural de este deporte. No es que sólo haya pocas pistas, es que además apenas hay dispersión geográfica entre ellas. Un par de datos: 1) de las 50 provincias españolas, sólo hay pistas de hielo en 14 y 2) Madrid posee 5 de las 18 instalaciones. Con este freno de base, es prácticamente imposible que el patinaje artístico sobre hielo deje de ser un deporte minoritario en nuestro país. Y una disciplina minoritaria tiene, a priori, menos tirón mediático y publicitario.

“La limitada presencia de pistas de hielo en España dificulta la implantación del patinaje artístico y hace que tenga menos presencia de la que nos gustaría. Un crecimiento en el número de pistas nos permitirá ampliar no sólo geográficamente sino también en las cifras de practicantes y seguidores, y por lo tanto hará que exista una "industria" y una "comunidad" más amplia. En este sentido, estamos trabajando para mejorar esta situación en el medio-largo plazo”, afirma Xavier Cherta, Gerente de la RFEDH.

¿Pero cuántos patinadores hay federados en España? “A día de hoy contamos con 1.932 federados en todas las disciplinas de hielo de los cuales 765 corresponden a patinaje artístico”, informa Cherta. La cifra, aunque ha aumentado considerablemente en los últimos años, es realmente muy, muy pequeña. Para que nos hagamos una idea, según los registros del Consejo Superior de Deportes (CSD), el fútbol cuenta con más de 1 millón de licencias federativas y, una modalidad más afín como por ejemplo la gimnasia, con 45.800. Somos una gota en el océano del deporte español.

 

LOS PRIMEROS PASOS, LOS PRIMEROS GASTOS

Imaginemos que tenemos la suerte de vivir en una provincia con pista de hielo, nuestro hijo o hija (o nosotros mismos) prueba el patinaje artístico y, le gusta tanto, que quiere aprender ¿Nos lo podemos permitir? A nivel de escuela, posiblemente sí, pero muchas familias (sobre todo en la coyuntura económica actual) no tendrán esa posibilidad. Y es que aquí viene el segundo freno: el socioeconómico.

Los patines de iniciación básica suelen costar en torno a unos 150-200 euros, con el hándicap de que habrá que cambiarlos con relativa frecuencia, pues los chicos están en continuo crecimiento. A ello le tendremos que sumar el equipamiento más esencial: bolsa, salva-cuchillas rígidos y de toalla, guantes, recambios para cordones, etc. (en total, unos 50 euros más). Aunque patinarán con ropa muy cómoda estilo chándal, habrá que confeccionar (bien comprarlo o hacerlo) vestuario para las galas y las pequeñas competiciones. No nos olvidemos de pagar la matrícula del club.

Durante los primeros años (aunque eso se puede acelerar en función del talento demostrado), los chavales seguirán el itinerario formativo de cada club. Primero entrarán en la escuela para, si sus capacidades se lo permiten, pasar después a los niveles de pre-competición y competición. Lo dejen o continúen, este aprendizaje les reportará importantes beneficios a nivel de coordinación y equilibrio. La sensación lúdica de deslizarse por el hielo, a cualquier edad, es incomparable.

 

LLEGANDO A LA COMPETICIÓN NACIONAL LOS GASTOS SE INCREMENTAN

Llegamos a competición nacional. Comenzamos a recoger el itinerario diseñado por federación española. A cada tramo de edad le corresponde una categoría (debs, novice, júnior y sénior) en la que se puede competir, siempre y cuando, se superen los test (exámenes frente a jueces) que acreditan que el deportista posee el nivel de saltos, piruetas y pasos requeridos por el reglamento. Dichos test se exigen en las modalidades de individuales y parejas, pero todavía no en las de danza y sincronizado.

Como novedad, desde esta temporada, se ha producido una unificación (muy necesaria) de las categorías en todo el territorio español de forma que, la competición nacional, se estructura en cuatro niveles: Nacional ISU, Nacional A, Nacional B y Nacional C (En la galería anexa se puede ver un cuadro explicativo). En el campeonato de España absoluto toman parte las categorías: sénior, júnior y novice advanced, mientras que en el infantil y copa federación, lo hacen debs, basic novice, intermediate novice, sénior A y júnior A.

Las familias de los patinadores que estén en competición nacional dentro de las categorías ISU (aquellas que diputan el campeonato de España absoluto) deben estar preparadas para hacer importantes desembolsos económicos. Veamos cuáles son (ojo, son cifras meramente orientativas):

 

  • Licencia federativa (incluye seguro): desde 80 euros
  • Matrícula en el club: unos 70 euros
  • Equipación del club: desde 50 euros
  • Clases: Entre 245 y 290 euros cada mes (entre 5 o 6 horas semanales)
  • Clases particulares: unos 60 euros / hora y 30 euros / media hora
  • Coreografías: mínimo 150 euros por programa. Aunque en algunos casos los ejercicios se montan de forma muy básica sin coste
  • Patines (botas y cuchilla): entre 700 y 900 euros
  • Afilado: unos 15 euros (cada 2 meses)
  • Trajes: desde 150 euros hasta 600 euros
  • Test: cada examen cuesta 75 euros
  • Inscripción competiciones: la inscripción en el campeonato de España vale 75 euros en las categorías individuales

 

La lista podría seguir y seguir pues podemos sumar: doblaje de horas hielo, stages de verano, clases de ballet, sesiones de fisioterapia, tecnificaciones, otras competiciones, hoteles, gasolina, etc. De media, la familia de cada patinador nacional se gasta entre 4.500 euros y 7.000 euros por temporada.

¿Cuántas economías pueden aguantar esto? Pues no muchas ¿Qué pasa cuando se tienen varios hijos patinadores? Pues que deben apretarse el cinturón. Es el caso de Marta Fernández, madre de las patinadoras advanced novice Marina García y Cecilia García (ambas Club Hielo Madrid Dreams), cuya temporada cuesta alrededor de 9.000 euros (cada una) y, a esa cantidad, tiene que sumar los gastos de Jimena García (La Nevera), que realiza sincronizado. “Y eso que al tener tres, nos gastamos menos que otros padres”, añade.

Pues bien, estas cifras palidecerán cuando veamos las que requiere el patinaje de élite. Ya en su libro autobiográfico “Bailando el hielo” Javier Fernández explica que, para costear la carrera deportiva, tanto de él como de su hermana Laura, sus padres tenían que alternar varios trabajos.

 


 

SEGUNDA PARTE: EL ELEVADO COSTE DEL PATINAJE DE ÉLITE

Y es que, cuanto mayor sea el nivel, mayor será la inversión que habrá que hacer. Necesitaremos entrenar más y de forma más específica, tanto dentro como fuera del hielo.

Nuestros patines deberán ser de gama élite (unos 900 euros entre botas y cuchillas) y el vestuario, tener una confección impecable. Tal y como explica David Muñoz, uno de los diseñadores de patinaje más reconocidos de nuestro país “Un maillot de iniciación puede oscilar entre 150 y 250 euros, uno de competición nacional entre 400 y 600 y, si hablamos de élite, de ahí para arriba pues son obras de arte que llevan incontables horas de trabajo. Aunque internacionalmente los precios abarcan los miles de euros, en España se están reventando los precios debido a que hay modistas que trabajan de forma sumergida. Tampoco hay que perder de vista que el vestuario, que se paga una vez por temporada, es de lo más económico en comparación con los gastos en clases particulares, coreografías, viajes, competiciones, etc.”

Asimismo, la música necesitará una edición profesional y su montaje deberá correr a cargo de un coreógrafo de relevancia. Los top cobran varios miles de euros por programa. No nos olvidemos de clases de ballet o expresión corporal, sesiones de fisioterapia y psicología deportiva, competiciones nacionales e incluso internacionales, stages, viajes, desplazamientos, etc.

Diversos informes económicos apuntan a que el patinaje de élite en Estados Unidos cuesta de media entre 28.500 y 41.200 euros por temporada ¿Son estas cifras reales para España? Preguntemos a las familias de algunos de nuestros patinadores más relevantes.

 

LOS JÚNIOR AFRONTAN UNA ELEVADA CARGA ECONÓMICA

María Millares, la madre de la doble campeona de España júnior y representante de nuestro país en las dos últimas ediciones del mundial, Marian Millares (La Nevera) calcula que su familia invierte en la temporada (de septiembre a junio) de su hija unos 11.800 euros disponiendo, como única ayuda, de la beca de la Comunidad Autónoma de Madrid (CAM), que este año se ha reducido a tan sólo 1.000 euros. Asimismo, cuenta con el patrocinio material de las marcas EDEA (botas) y MK (cuchillas) gestionado por la tienda Doctor Patín.

Por su parte Pilar Hidalgo, madre del actual campeón júnior y representante en el mundial de 2020, Pablo García (La Nevera) precisa que el cómputo total de gastos pagados en la temporada 2019-2020 fue de algo más de 14.300 euros. Su hijo, además de la beca de la CAM (también 1.000 euros), obtuvo una beca puntual de la ISU (aproximadamente, 3.600 euros).

En cifras parecidas se mueve Teresa Atanasio, madre de Arnau Joly (FC Barcelona) subcampeón nacional y que este año ha dado el salto a la competición internacional sénior de forma bastante exitosa. En aproximadamente temporada y media, han abonado unos 18.500 euros incluyendo una etapa de entrenamiento en Egna (Italia) dentro de la prestigiosa Young Goose Academy que dirige Lorenzo Magri. En su caso, el Consell Català de l'Esport se hace cargo de los gastos de preparación física y, la federación catalana, además le sufragó una prueba internacional y un stage de tecnificación con Romain Gazave. “Arnau no percibe dinero a nivel autonómico, aunque hace dos meses recibió un ingreso de 150 euros del CSD. Por ahora, la mayor subvención que ha logrado fue la beca de Hielo Español (400 euros)”.

Miguel Ángel García, padre de Sofía Val (CSG Lyon – La Nevera) dos veces campeona de España júnior de danza y finalista en el mundial 2020 junto Linus Colmor Jepsen, explica que “al mes se nos van 1.000 euros de media sólo en patinaje, luego hay que sumar el coste del alojamiento y la manutención en Lyon (Francia), que es muy elevado, pero necesario porque, para progresar en esta disciplina, te tienes que ir fuera de España. El año pasado, la ISU nos entregó una beca (3.000 dólares para cada uno), pero fue algo excepcional. No disponemos de la ayuda de la Comunidad de Madrid porque se nos pasó el plazo. Finalmente, hará cosa de un mes la RFEDH nos dio 150 euros”.

Este pequeño ingreso del que hablan los padres y que, de hecho han cobrado todos los deportistas mencionados, es una aportación que la federación española ha concedido, como novedad esta temporada, a los patinadores tanto júnior como senior que han formado parte de la selección nacional y que ha sido sufragada por el CSD a través del 1% de los derechos audiovisuales de LaLiga. La cuantía ha sido de 155 euros en júnior y, 300 euros, en sénior.

Estamos ante deportistas que representan internacionalmente a nuestro país, pero cuyas familias se encuentran ante enorme carga económica. Estructuralmente, el apoyo de las modalidades júnior es competencia autonómica y, en la coyuntura actual, las subvenciones deportivas regionales son cada vez más escasas y selectivas en cuanto a su concesión. Además, como hemos visto, no todos las reciben.

Asimismo, la RFEDH costea dos competiciones internacionales (obviamente al margen de las convocatorias oficiales para los campeones nacionales), así como tecnificaciones. Como argumentan desde federación: “En el sistema deportivo español la competencia del apoyo a deportistas junior recae en el nivel autonómico. Si bien es cierto que durante años esta labor se ha abordado de manera desigual por diversos motivos, desde hace dos años en la RFEDH nos hemos propuesto liderar esta importante fase formativa y de desarrollo de nuestros deportistas y activar un programa coordinado con las federaciones autonómicas. De esta forma, nuestra directora técnica Laia Papell trabaja con las comunidades para preparar tecnificaciones y establecer un plan coordinado que permita formar a los patinadores de base para que lleguen a su máximo nivel. Esta coordinación incluye la aportación de la RFEDH de unos fondos de PNTD (Programa Nacional de Tecnificación Deportiva), que otorga el Consejo Superior de Deportes y nos ayuda a llevar a cabo estas colaboraciones para concentrar a los más jóvenes y apostar por su desarrollo”.

La buena noticia es que, con el ascenso de Marian, Pablo y Arnau a sénior en el próximo campeonato de España, podrán acogerse a ayudas de la RFEDH y de otras instituciones deportivas. La mala es que, la pesada carga económica, pasará a las familias de la siguiente generación júnior poniendo en riesgo el futuro de este deporte. Urge diseñar ayudas a nivel júnior élite.

 

SÉNIOR: AUNQUE HAY RESPALDO, LOS GASTOS CONTINÚAN

La situación de la selección española sénior es ostensiblemente mejor, pues cuenta con el respaldo de la RFEDH así como de otros organismos como el Consejo Superior de Deportes o el Comité Olímpico Español. Estas ayudas están vinculadas al rendimiento deportivo. Cuánto mejor sea, mayor será lo que se reciba. Pero aún con este decisivo apoyo, las familias siguen teniendo que invertir, especialmente, si se entrena en el extranjero.

“Cuando me mudé a Bérgamo (Italia), mi familia tenía que pagar la casa, una parte del hielo y todo lo que conlleva vivir fuera. Por un tema de empadronamiento, durante tres años, no tuve la ayuda deportiva de la CAM. Gracias a la RFEDH ahora estoy en el Programa Pódium de la Fundación Telefónica, que me permite hacer frente al alquiler. Debo costear muchos más gastos, pero dado que la federación intenta cubrir todo lo que puede, no me puedo quejar. Además, tengo el patrocinio de Edea (botas) y Jackson Última (cuchillas)”, afirma Laura Barquero (IceLab – Club Hielo Madrid Dreams), patinadora de parejas junto a su nuevo partenaire, Marco Zandron y que, anteriormente, fue finalista mundial y europea con Aritz Maestu y, continental, con Tòn Cónsul.

Su compañero de modalidad y entrenamientos, Pedro Betegón (IceLab – Club Hielo Madrid Dreams), detalla que: “Por cabeza, Dorota Broda y yo nos gastamos unos 1.000 o 1.200 euros mensuales, de los cuales 725 van al entrenamiento. Luego hay que sumar coreografías, trajes, etc. La FEDH nos sufraga parte del coste del entrenamiento. De otra forma, nos sería imposible entrenar en Italia. Además, contamos con el patrocinio material de Edea (botas) y John Wilson (cuchillas) gracias a la intermediación de la tienda Doctor Patín”. Asimismo, esta pareja que participó en el pasado europeo, recibió una subvención de la Comunidad de Madrid (2.000 euros para cada uno).

Por su parte, la campeona de España individual y representante a nivel europeo y mundial, Valentina Matos (IceLab – La Nevera) expone que: “Esta temporada fui becada por la Fundación Madrid por el Deporte. También obtuve una ayuda para mujeres deportistas que me sirvió para pagar parte de la matrícula de la universidad. Además, tengo con el respaldo de la RFEDH para hacer frente a los entrenamientos, así como el patrocinio material de las marcas Edea (botas) y MK (cuchillas)”.

El caso del campeón en individual masculino, Aleix Gabara (FC Barcelona) es algo diferente: “Los gastos del patinaje me los cubren íntegramente mis padres, salvo las competiciones que, la mayoría, han sido financiadas por las federaciones española y catalana y, algunas, por mi club: el Fútbol Club Barcelona. Este año la RFEDH me dio una subvención de 300 euros y la compañía Edea me regaló unas botas”.

Las temporadas más costosas en la selección española senior corresponden a las parejas de danza: Olivia Smart & Adrián Díaz (Ice Academy of Montreal – FC Barcelona) y Sara Hurtado & Kirill Jalyavin (Olympic School Moskvich – La Nevera) que, asentadas entre los ocho mejores dúos continentales, buscan un top10 mundial que asegure la doble presencia en los Juegos Olímpicos de Pekín 2022.

Desde Montreal (Canadá), Adrián Díaz explica que “En una temporada normal, nos gastamos alrededor de 34.800 dólares canadienses, unos 22.600 euros. Parte la cubrimos con becas, otra parte nos la sufraga la RFEDH y el resto lo pagamos nosotros. Olivia recibía la beca Pódium pero, al cumplir 23 años (en marzo del año pasado), dejó de percibirla al ya no cumplir el requisito de edad. Ahora los dos disponemos de una beca del Consejo Superior de Deportes que, si no me equivoco, se financia con el 1% de los derechos audiovisuales de la liga de fútbol, y que nos sirve para afrontar gran parte de los gastos relacionados con el entrenamiento. Además, yo tengo una beca de solidaridad olímpica y, en un año normal, contaríamos también con los premios en metálico de las competiciones. Mantenemos un acuerdo con las marcas Edea y Jackson que nos dan botas y cuchillas cuando lo necesitamos. Tenemos que hacer frente a muchos gastos pero nos ayudan más que nunca, sobre todo, si lo comparamos con lo que recibía cuando empecé en esta disciplina. No me puedo quejar para nada”.

Y, desde Moscú (Rusia), Sara Hurtado nos dice que “Dependiendo del año y cómo nos lo planteemos a nivel de coreógrafos y entrenamientos en verano, la temporada puede rondar entre 35.000 y 45.000 euros por cabeza. Nuestras ayudas provienen del Plan ADO, Solidaridad Olímpica y la Comunidad de Madrid (6.000 euros para cada uno). Además, en mi caso, también de Iberdrola como embajadora del Tour ‘Universo Mujer’. Luego también están los premios de las competiciones. La federación española se encarga del pago a nuestros entrenadores y de los desplazamientos a las competiciones. Luego todo lo que son trajes, coreografías, clases de baile, fisioterapia, psicología, visados etc. lo adelantamos nosotros y, dependiendo del presupuesto del CSD financiado con el 1% de LaLiga, nos reembolsan alguno de estos gastos. A todo esto, hay que sumar la manutención que, al estar viviendo fuera, es bastante elevada. Las botas y las cuchillas nos las proporciona Jackson desde hace ya unos años”.

 

EL ETERNO OLVIDADO: EL PATINAJE SINCRONIZADO

Pero no todas las disciplinas reciben ayudas. Es el caso del sincronizado, que se ha convertido en la única modalidad de artístico adscrita a la Unión Internacional de Patinaje (ISU), que no percibe (salvo contadísimas excepciones individuales) becas económicas en nuestro país.

Esta disciplina, que en España se practica desde el año 2012, cuenta con una gran implantación en Madrid, que posee equipos en los clubes La Nevera (Team Sapphire, Team Mirum y Team Fusión) y Valdemoro Ice Team (Team Shooting Star) y que anteriormente tuvo recorrido también en Granada. Parte con una desventaja y es que no está dentro del programa olímpico por lo que, su visibilidad, es todavía menor. Se trata de una modalidad muy técnica y espectacular. Por lo menos de momento, todos los gastos de estos equipos sea cual sea su nivel, corren a cargo de las familias.

Las formaciones que representan a nuestro país en los mundiales (hasta la fecha Team Mirum en júnior y Team Fusión en sénior) tienen una pequeña ayuda que la ISU concede a los equipos que asisten y que, obviamente, sólo se cobra (se da un año a otro) si el campeonato se celebra (la pandemia ha ocasionado su cancelación). Las federaciones madrileña y española proveen de algo de equipación, pero los padres tienen que pagar el viaje de los patinadores al campeonato del mundo. Se trata de una modalidad más ‘barata’ (con respecto a las otras, claro), pero un desplazamiento de esa naturaleza, puede ser un problema para cualquier economía. Hay que reconocer la proactiva labor de los padres del sincro del club La Nevera que se movilizan (para hacer subastas, conseguir patrocinadores de material deportivo, etc.) para que sus hijos puedan practicar esta diciplina a la que se debería apoyar. No en balde, es la eterna olvidada. Una pena pues ofrece una oportunidad para muchos patinadores y, aporta un valor muy positivo, como es el trabajo en equipo.

 


 

TERCERA PARTE: EL PAPEL DE LAS FEDERACIONES

 

LA RFEDH

La gestión del patinaje artístico sobre hielo en nuestro país es competencia de la Real Federación Española de Deportes de Hielo que gestiona un presupuesto ligeramente superior a 2,5 millones de euros destinando un 23,33% a nuestro deporte, exactamente, 585.888 euros, según los últimos datos facilitados y correspondientes a 2019. Este presupuesto se conforma a través de la subvención del Consejo Superior de Deportes y de patrocinadores como Iberdrola, Loterías y Apuestas del Estado y LaLigaSports, como aportaciones principales.

Según explica su Gerente, Xavier Cherta: “A nivel normativo y por orden de prioridad presupuestaria, trabajamos con cuatro niveles de gastos: alta competición, actividad estatal, formación y gastos federativos. La función principal de la RFEDH es apoyar a los deportistas de alta competición, ya consolidados y que tienen proyección de participar en mundiales o juegos olímpicos. Nuestra función es darles las herramientas necesarias para que puedan dar su máximo rendimiento deportivo. De esta forma, y dado que los recursos son finitos, centramos la inversión en los deportistas senior que están en el equipo nacional. Dentro de este grupo hay una pequeña partida para el Plan Nacional de Tecnificación. Después se dedican recursos a la actividad estatal que consiste fundamentalmente en la organización de campeonatos de España y copa federación. Por último, se destina una pequeña partida a formación (técnicos, jueces, controladores técnicos, etc.) que en general se acaba financiando con recursos propios”.

¿Qué gastos de la selección española sénior de patinaje artístico asume la RFEDH? “Se cubren sus gastos por competiciones internacionales, los entrenamientos y otros servicios profesionales que puedan necesitar para su preparación física, mental y deportiva. Por otra parte, la federación realiza una acción proactiva para conseguir ayudas para estos deportistas. En estos momentos tenemos diversos deportistas percibiendo Plan ADO, Pódium, ayudas del CSD por resultados o becas de Solidaridad Olímpica”. En este documento se puede ver la convocatoria de ayudas de la RFDEH para la preparación de deportistas correspondiente al año 2020.

Uno de los proyectos más interesantes que está llevando a cabo la RFEDH es la inclusión de jornadas de tecnificación para patinadores de nivel nacional que son impartidas por Javier Fernández en el marco del tour de la JF Academy. Una iniciativa que cuenta con el apoyo del Consejo Superior de Deportes y de las federaciones autonómicas, que son los que se seleccionan a los deportistas beneficiados. Ya se han realizado las de Madrid, Logroño, Jaca, Pamplona, San Sebastián y Vitoria y faltan las de Canillo y Granada.

 

LAS FEDERACIONES AUTONÓMICAS

Por su parte, la gestión del patinaje artístico sobre hielo a nivel regional corre a cargo de las federaciones autonómicas de deportes de invierno. Su ámbito de actuación incluye la organización de competiciones, la promoción deportiva, la tecnificación y un aspecto tan importante como son los cuidados médicos y los seguros de accidentes. Los servicios que ofrecen pueden ser diversos y difieren entre regiones.

Según nos explican desde la Federació Catalana d’Esports d’Hivern (FCEH) su presupuesto para patinaje artístico se invierte en dos ámbitos: 1) El área del Comité de Patinaje, que se encarga de competiciones y actividades de promoción y 2) El Área de Tecnificación que dispone becas para patinadores que incluyen servicios médicos, académicos y de preparación física, así como el uso de uso de instalaciones deportivas y la equipación. Además, oferta dos puntos que aportan mucho valor añadido como son la financiación de competiciones internacionales y de stages de tecnificación.

Por su parte Antonio Fernández-Coppel, Presidente de la Federación Madrileña de Deportes de Invierno comenta que “El objetivo de la FMDI es invertir en promoción y tecnificación deportiva. Somos la federación autonómica con mayor número de federados y que más actividad de patinaje realiza en toda España. Nuestra vocal de patinaje, Sonia Lafuente trabaja mano a mano con la coordinadora deportiva, Paula Lázaro. Además, contamos la dirección técnica de Laura Fernández. Al margen de las competiciones (Boadilla, Dreams, Valdemoro y La Nevera), organizamos masterclass, tecnificaciones, cursos de formación para técnicos deportivos y exhibiciones. Asimismo, hacemos un seguimiento exhaustivo de todos los deportistas que están bajo el “paraguas” de la federación española. Estos tienen muchas más dificultades de las que puede parecer, y os aseguro que no paramos de ayudarles. Se les ofrece en muchas ocasiones: sesiones gratuitas de psicología, servicio médico para diagnóstico y rehabilitación de lesiones (dirigido por Rafa Jácome), ayudas en equipación y en preparación física (tienen a su disposición el preparador físico de la FMDI, Carlos Diez), becas de estudios (SEK, UCJC y UEM) y conciertos con instalaciones deportivas de la CAM (gimnasio de Puerta de Hierro). Con estos “pequeños” datos creo que estamos en disposición de asegurar que somos la federación más importante a nivel nacional en número de federados y practicantes, y que más apoya a sus patinadores. Con todo este volumen de actividades creo que os podéis imaginar que no es fácil cuantificar las ayudas al patinaje. Posiblemente tenemos más personal dedicado a esta modalidad que la propia RFEDH, y encima, muchas veces ofreciendo su tiempo de un modo altruista. No olvidemos tampoco, que nosotros validamos y proponemos los criterios de concesión de becas de la comunidad a deportistas y clubes. Así como la dirección del Programa Escolar Madrid Comunidad Deportiva, que incluye la actividad de patinaje entre otras”.

 


 

CUARTA PARTE: ¿CÓMO HACER EL PATINAJE MÁS ATRACTIVO AL PATROCINIO?

En un contexto de emergencia sanitaria como el actual, es poco razonable pensar en más ayudas públicas, por lo que nuestro deporte debe concentrar sus esfuerzos en atraer a la iniciativa privada, haciendo que el patinaje artístico sobre hielo sea más atrayente para los patrocinadores. Sin duda es una disciplina de una gran belleza y dificultad técnica, pero los espónsores esperan otra cosa. Esperan un retorno sobre su inversión, lo que se conoce como ROI. Lo cierto es que, tal y como está configurado actualmente el patinaje artístico sobre hielo español, el ROI no es suficientemente atractivo para las empresas ¿Por qué? Porque ocupamos poco espacio en los medios de comunicación, no ofrecemos soportes publicitarios diversificados, no trabajamos suficientemente las redes sociales y, lo más importante, nuestro público se considera minoritario. Se nos percibe como un deporte nicho.

Tal y como explica Eva Sánchez Chapado, Subdirectora de HIELO ESPAÑOL y Socia-Directora de la agencia A Toile Comunicación, que es la empresa propietaria de este medio de comunicación: “Dichas percepciones son fruto de que el patinaje artístico sobre hielo español no se ha sabido vender en prensa. El éxito de las diferentes ediciones de la gira ‘Revolution on ice’ de Javier Fernández nos demuestran que, aunque somos minoritarios en cuanto al número de practicantes, nuestra audiencia potencial puede ser grande si logramos abrir el escaparate. Ahora mismo, especialmente con Fernández retirado, nuestra ventana es muy pequeña porque apenas ocupamos presencia en los medios y, excepto los fans acérrimos, casi nadie sabe dónde y cuándo se televisan las competiciones. Si no nos mostramos más, es imposible que la masa de seguidores aumente. Contamos con una baza interesante, el público que suele sentirse atraído por el patinaje apenas está explotado comercialmente a través del patrocinio deportivo. Es un público, mayoritariamente femenino (En un 70%) aunque el masculino ha crecido significativamente (30%) en los últimos diez años, urbano, con un poder adquisitivo medio o medio-alto, al que le gusta cuidarse y que muchas veces no sigue otros deportes. Es el target ideal para marcas de belleza, moda, alimentación, vida sana, etc. Por este motivo, en las pruebas internacionales es corriente ver anuncios de firmas como Mary Kohr y Guinot, Kosé o Citizen. En España deberíamos buscar acuerdos con este universo de compañías tipo lifestyle”.

 

LOS ASPECTOS QUE SE DEBEN MEJORAR

POTENCIAR LA COMUNICACIÓN: Para lograr una mayor presencia en medios necesitamos que las federaciones, los clubes, incluso los propios patinadores tomen conciencia de la importancia estratégica de la comunicación a prensa. Excepto la federación española y alguna autonómica, casi ninguna de estas entidades dispone de un responsable de comunicación y las que lo tienen no los suelen dotar de las herramientas suficientes, tales como imágenes o vídeos de calidad profesional. No sólo hay que enviar notas sobre competiciones a la prensa local y deportiva, hay que elaborar historias que seduzcan a todo el espectro mediático, desde la agencia EFE, hasta la revista Vogue. El patinaje está lleno de cosas curiosas, mostrémoslas. Invitemos a famosos o periodistas a que aprendan a patinar, incluso a los políticos que siempre buscan la foto.

INCLUSO LOS DEPORTISTAS: Pues, sí. Si un patinador quiere tener patrocinadores debe comunicarse para venderse. Sara Hurtado o Ander Mirambell son excelentes de ejemplos de deportistas que saben buscarse un hueco en la prensa. No hablemos ya de Javier Fernández que cuenta con su propia empresa, Magic4u, para gestionar su carrera.

DIFUNDIR TODA LA ACTIVIDAD EN REDES SOCIALES: las federaciones y los clubes españoles no difunden toda la actividad que podrían a través de las redes sociales. Un ejemplo, en ocasiones hay patinadores españoles en competiciones internacionales y, únicamente, HIELO ESPAÑOL se hace eco. Esto no puede pasar, ya no sólo porque juntos logramos más que separados, sino porque nuestros deportistas merecen dicho reconocimiento.  Sobre todo, porque en algunos casos, pagan de su bolsillo dichas competiciones.

‘PROFESIONALIZAR’ LOS PERFILES DE LOS PATINADORES: Ahora mismo una marca va a mirar cuántos seguidores tenemos en redes sociales (especialmente en Instagram), antes de firmar cualquier contrato patrocinio. Buscará que tengamos muchos seguidores (idealmente como mínimo 10.000), que sean reales (hay programas que detectan los followers comprados) y que, sobre todo, interactúen. Y es que el factor diferencial es el engagement, el grado de atracción que nuestro contenido suscita. Se mide teniendo en cuenta el número de ‘me gustas’ y comentarios sobre la base de nuestros seguidores. No existe una tasa ideal, pero a partir del 3,5% ya se considera que es adecuado. Podemos aumentarlo generando contenido relevante (es mucho más interesante un patinador haciendo un salto, enseñando cómo hacer un elemento o dando algún truco, que mostrándose en un selfie), subiendo posts de forma regular en las horas en las que haya más tráfico, provocando que la gente comente (bien dando su opinión o incluso participando en un sorteo) y utilizando los hashtags más buscados. Ni que decir tiene que el contenido de lo que se muestre o las opiniones vertidas deben ser adecuadas con la figura de un deportista. En este sentido, bien vale tener una cuenta personal privada y, una cuenta digamos profesional, pública. Si aspiramos a que una marca de botas o patines nos patrocine o queremos fidelizar a la que ya lo hace, debemos publicar fotos y vídeos atractivos y debidamente etiquetados.

GENERAR CONTENIDOS EN VÍDEO: Vivimos en una sociedad audiovisual hambrienta de contenidos de vídeo. Mostremos el patinaje a través de vídeos que puedan llegar a hacerse virales y despierten el interés de los medios. Hace poco el programa “Aquí la Tierra” de TVE1 nos pidió uno que colgamos de Pablo García patinando en un lago congelado por ‘Filomena’. Con ese simple gesto, Pablo logró visibilidad nacional en prime time.

CONTAR CON RESPONSABLES DE MARKETING: en las federaciones que se encarguen de obtener patrocinios para los patinadores y los campeonatos. En este sentido, por ejemplo, sería esencial llegar acuerdos con marcas de botas y cuchillas, de forma que los miembros de la selección española no tengan que pagar este material.

DIVERSIFICAR SOPORTES PUBLICITARIOS: No basta con insertar el logo en las vallas, las chaquetas o alquilar algún stand en las competiciones, hay que aumentar los espacios o acciones susceptibles de patrocinio. Creemos merchandising oficial, hagamos sorteos en redes sociales, ofrezcamos espacios de experiencias en las competiciones, charlas o exhibiciones para empresas, acciones tipo patrocina un deportista, etc. Las compañías valoran la creatividad. El no, ya lo tenemos.

La RFEDH ya está trabajando en la creación de productos más atractivos comercialmente. Como nos explica Xavier Cherta: “El campeonato de España absoluto, que siempre ha sido nuestro evento insignia, tiene una limitación a nivel de atractivo comercial que es que solo dura un fin de semana, y eso centra toda la atención en dos o tres días de competición lo que hace muy difícil para un patrocinador el poder rentabilizar su inversión en una campaña. Para la temporada 2021-22, estamos trabajando con federaciones autonómicas y clubs para implementar una Liga Nacional de Patinaje, que se desarrolle a lo largo de diferentes meses y pueda generar expectación de forma más prolongada. Esto permitirá ofrecer un contenido recurrente, prolongado en el tiempo y que nos permita generar un contenido más atractivo, y a nivel de patrocinios individuales de deportistas les permitirá generar campañas más prolongadas”.

 

ANEXO: CON TU AYUDA, EN HIELO ESPAÑOL PODEMOS HACER MÁS

No queremos finalizar este artículo sin recordaros que, si queréis ayudar a nuestros deportistas, también lo podéis hacer apoyando nuestro crowdfunding.

Desde el año 2017, en HIELO ESPAÑOL llevamos a cabo un crowdfunding solidario con el que otorgamos becas a l@s patinador@s de la selección nacional de patinaje artístico sobre hielo (600 euros en sénior y 400 euros en júnior que se cobran una vez). Nuestros fondos proceden de la venta y subasta de productos y lotes donados por patinadores, federaciones, clubes y empresas y de las aportaciones recibidas a través de la plataforma GoFundMe.

Hasta la fecha (a día 19 de febrero de 2021), hemos recaudado un total de 8.071,77 euros con el que hemos ayudado económicamente a los siguientes deportistas: Javier Raya, Felipe Montoya, Sonia Lafuente, Valentina Matos, Sara Hurtado & Kirill Jalyavin, Olivia Smart & Adrián Díaz, Celia Robledo & Luis Fenero, Laura Barquero & Aritz Maestu, Dorota Broda & Pedro Betegón, Team Fusión, Marian Millares, Pablo García, Arnau Joly, Sofía Val & Linus Colmor Jepsen y Team Mirum. Asimismo, hemos gestionado acuerdos de patrocinio, tanto económico como material que han beneficiado a diversos patinadores. Pero queremos hacer mucho más.

Podéis saber más sobre nuestro crowdfunding pinchando aquí.

Con vuestra ayuda, la de las federaciones, los clubes, las empresas y las instituciones podremos hacer que la pesada económica que conlleva este deporte sea más llevadera.

10/03/2021 comentarios (1)